Alimentos ricos en yodo

Alimentos con yodo

Alimentos para una dieta rica en yodo

El yodo se encuentra naturalmente en el suelo y el agua. Sin embargo, durante millones de años la mayor parte de la tierra se ha agotado de yodo por lo que los cultivos y los animales de pastoreo, más a menudo tienen que esforzarse para conseguir suficiente yodo. El yodo de los suelos ha sido tomado por las algas y las criaturas del océano, de modo que el marisco es una fuente importante de yodo en la dieta. Junto a los mariscos, la leche y los productos lácteos son las fuentes más ricas de yodo. Por supuesto, si se utiliza la sal de nuestras comidas o se añade a los alimentos en la mesa debes asegurarte de que se trata siempre de sal yodada y no una de las muchas "sales gourmet" diferentes que actualmente se promueven comercialmente.

En la siguiente lista se pueden ver algunas de las principales fuentes de yodo en alimentos:

  • Fruta: Una ración de fruta contiene menos de 2ug. de yodo.
  • Verduras: Una ración de verduras contiene menos de 5ug. de yodo.
  • Helados: Aproximadamente unos 9,6ug. de yodo nos podemos encontrar en 45g. de helado.
  • Queso: 40 g. de queso contienen 13,6 ug de yodo.
  • Algas (nori): 1 hoja de esta alga contiene 16ug de yodo.
  • Huevo cocido: 55g. de este alimento contienen 20,1ug de yodo.
  • Ostras: La cantidad de yodo que se puede encontrar en 13g. es de 21ug.
  • Queso suizo: 40g. de este queso contienen 23,6ug.
  • Leche: 200ml. de leche contienen 31,8ug.
  • Yogur de frutas bajo en grasa: Se trata de un alimento rico en yodo ya que 200g. de yogur pueden contener hasta 33,4ug.
  • Besugo al horno: Es un alimento con una alta cantidad de yodo ya que contiene 35,2ug. por cada 100g.
  • Salmón rosado en salmuera, enlatado, escurrido: Este pescado contiene 51ug. de yodo cada 85g.
  • Algas (algas rojas): Son un alimento muy rico en yodo ya que sólo 5g. contienen 174ug. de yodo

Cantidad de yodo recomendada

Las recomendaciones actuales de la OMS/UNICEF/ICCIDD para la ingesta diaria de yodo son de 90 microgramos (ug.) en bebés, de 90 a 150 ug para los niños, 150 ug para adultos y 250 ug para las mujeres embarazadas y mujeres en estado de lactancia. Cualquier consumo de más de 500 ug por día se considera excesivo e innecesario.

El exceso de yodo, aunque no es beneficioso es poco probable que haga ningún daño hasta cantidades superiores a 2000 ug. por día para un adulto. La única excepción a esta recomendación es la persona que sufre de la enfermedad de Graves (tiroides hiperactiva), que deben evitar el yodo adicional, ya que puede hacer que la hiperactividad de la tiroides empeore.